Petroleros condenados. Crónica de una cacería de brujas.


En Tu Realidad Paralela te contamos la historia de los petroleros condenados a prisión perpetua por ser acusados de efectuarle una golpiza de muerte a un oficial. Un caso que hiela la sangre y permite una severa reflexión sobre el papel que cumple el Estado hoy en día en Argentina.


-Las Heras. Revolución obrera en el desierto helado.

Con la densidad demográfica más baja de Sudamérica, la Patagonia es un territorio desértico para los grandes bloques económicos del mundo, un lugar soñado de retiro para muchos porteños agobiados por el constante escándalo de la ciudad, y representa, por qué no,  un tesoro nacional por la inmensa belleza de sus paisajes. Pero también es un terreno ideal para la explotación de recursos naturales por empresas multinacionales que encuentran allí un lugar de acción perfecto, libre del ojo vigilante del estado y la opinión publica.

Al sur del golfo de San Jorge, en la Provincia de Santa Cruz, se encuentra la comunidad de Las Heras. En aquel frió y gélido lugar se alza, sobre las cabezas de sus 10 mil habitantes, la bandera de Santa Cruz ilustrada con sus montañas nevadas y su radiante sol naciente. Sobe la bandera de la provincia se encuentra, por supuesto, la honorable insignia flameante de la República Argentina. Pero más alto aun, como símbolo máximo de Las Heras se eleva la bandera de la empresa YPF.

La petrolera,  junto con sus contratistas y subcontratistas,  monopoliza todos los niveles de la economía de la zona.  Allí, YPF atraviesa todas las capas de la vida cotidiana de la gente. No solamente sirve a la comunidad de los servicios de hidrocarburos necesarios, sino que provee la herramienta más importante para lograr una honorable prosperidad, el trabajo.
Trabajar en Las Heras es trabajar para YPF. Por esta razón, gremios y trabajadores se alegraron cuando en 2005 la empresa anuncio la apertura de 150 nuevos puestos de trabajo.
Pero, como dice el dicho, a las promesas se las lleva el viento. El incumplimiento de YPF  se adhirió a otras faltas graves que venían afectando a la comunidad como la precariedad salarial y el nuevo formato del impuesto a las ganancias. Esto dio como resultado alianzas intersindicales que derivaron en una propuesta masiva que termino con el pueblo sureño demostrando una capacidad de lucha obrera y poder sindical sin precedentes en una zona que se creía de libre acción para la práctica de la explotación capitalista.

 

-La puebleada

No acostumbrados a manejar este tipo de revueltas, luego de días y días huelga, la justicia local decidió actuar. Para terminar con las protestas, y haciendo gala de toda su inexperiencia, las autoridades de Las Heras no tuvieron mejor idea que ordenar la detención de Mario Navarro, uno de los “cabecillas” del movimiento. Imprudentemente, a Navarro lo detuvieron mientras que estaba haciendo una entrevista en una FM local. La repercusión sobre su detención fue inmediata.
Basándose en la idea lógica de: “Si agarraron a Mario, ahora vendrán por todos”, los demás dirigentes de la marcha utilizaron todo su poder de movilización para liberar a Navarro. De l0s 9 mil habitantes de Las Heras, mil se encontraban al día siguiente agolpados en el lugar de detención de Navarro pidiendo su liberación.
Siguiendo “ordenes de arriba”, los uniformados del grupo Geop buscaron dispersar la muchedumbre. Primero con advertencias, luego con disparos al aire y finalmente con balas de goma y gases lacrimógenos dirigidos directamente hacia la enorme multitud. Esta enorme imprudencia desencadeno en un batalla campal entre manifestantes y policías que termino con la muerte del oficial Jorge Sayago.

 

-Cacería de Brujas en Las Heras.

Un juicio se abrió para determinar quien había matado al oficial caído. La “puebleada”, como se denomino al hecho, debía ser castigada con la pena más severa que pueda existir. Solo había un inconveniente, uno que intranquilizaba a quienes habían apresado al cabecilla Mario Navarro, pedido refuerzos a la capital para reprimir y ordenado el rompimiento de la huelga a los tiros. Paradójicamente el problema que les quitaba el sueño a estas personas recaía en la búsqueda de culpables, había que condenar a alguien y, por supuesto, debían de ser gente con escasas posibilidades de defenderse. Así comenzó un proceso de investigación que contó con todo el aparato de “apriete” del estado trabajando al máximo..
La autopsia de Sayago arrojó el siguiente resultado.
Muerte por:
-Hemorragia Intracraneal e intraparenquimatosa
-Insuficiencia respiratoria
-Politraumatismos

Las pruebas se construyeron en un proceso que estuvo plagado de irregularidades. Para empezar, no se perímetro la zona del hecho una vez que la multitud se disperso. Por lo tanto, cualquier tipo de prueba obtenida de la escena del crimen pudo haber sido con facilidad alterada.  Se comenzó a buscar gente que aportara voces. Así se dio inicio al rejunte de supuestos testigos que recibían la visita de la policía en su domicilio el día previo al que debían declarar frente a la justicia.
Los supuestos  implicados directos fueron interrogados en un lugar clandestino de detención por el propio hijo de Etchecolatz (según el  abogado querellante Eduardo Iglesias). Allí, a base de torturas físicas y psicológicas, se obtuvieron las pretendidas confesiones.  Todo esto arrojo la siguiente reconstrucción el hecho:

En medio de un impresionante tumulto Darío Cuatrihuala grito a sus compañeros:
-“¡Abran paso!”
En ese mismo momento un francotirador (del que se desconoce su identidad) disparó contra el oficial Jorge Sayago haciéndolo caer.

Una vez herido Seyago, los manifestantes José Rosales y Hugo González agarraron dos palos y comenzaron a golpear al oficial caído en todo su cuerpo causando los politraumatismos.

En aquel instante llegó Alexis Pérez para patear la cara del oficial, pero el casco detuvo el impacto.

La escena atrajo a otros muchachos con ganas de sangre:  Pablo Mansilla, Carlos Mansilla, Daniel Aguilar, Néstor Aguilar y Rubén Bach alentaban la paliza al grito de “matenlo”, “que no se levante” “sigan pegandole”…  Así fue como Inocencio Cortez, Juan Pablo Bilbao, y Franco Padilla se sumaron a la golpiza hasta dejar muerto al policía.

Si bien esto parece más una escena armada para el rodaje de una película de Hollywood que un hecho verídico, esta fue la versión que se dio por hecho.
La sentencia fue: prisión perpetua para Inocencio Cortez, Juan Pablo Bilbao, y Franco Padilla, José Rosales, Hugo Gonzalez y Daria Cuatrihuala.


Esta condena múltiple tuvo una repercusión mediática enorme que hizo movilizar a muchos organismos de izquierda, sectores defensores de los derechos humanos y tuvo una gran trascendencia en instituciones académicas. Todos ellos piden por la absolución de los condenados y el reinicio del juicio que, evidentemente, fue llevado a cabo bajo procedimientos más que muy sospechososa.
La trascendencia del caso Sayago llego hasta las altas cumbres institucionales. Con el desatino que nos tiene acostumbrados la máxima autoridad de la nación,  la presidente Cristina Fernandez de Kirchner señaló que “por fin llegó la justicia” al referirse a la sentencia y cuestiono severamente las movilizaciones realizadas por el Partido de los Trabajadores Socialistas y las organizaciones de los derechos humanos.
El Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) esta juntando firmas para la desestimación de la pena y el reinicio del juicio al considerar todo el proceso como nulo.  La iniciativa del PTS cuenta con las importantes firmas de Glenn Postolski, decano de la facultad de Sociales,  la abogada del desaparecido Julio Lopez Myriam Bregman, La madre de plaza de Mayo Elia Espen, Christian Castillo diputado del Frente de Izquierda y muchos hijos de desaparecidos por la última dictadura militar.

Por Pablo Ruybal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s