Muere Alberto Nisman: Atentado terrorista en un país de paz


El fallecimiento de Alberto Nisman sacude a la Argentina. El cuerpo sin vida del fiscal que acusaba a la presidenta de encubrir a Irán por el caso AMIA representa una muerte política que trastoca los valores más importantes de la democracia argentina. 

Hoy era el día. El fiscal Alberto Nisman iba a poner sobre la mesa una serie de pruebas que acusaban a la presidenta Cristiana Kirchner de encubrir a Irán en la causa AMIA. Durante la noche ese mismo fiscal apareció muerto en el baño de su hogar, vestido con remera, calzoncillo y las puertas cerradas desde adentro. Como si se tratase de una novela policial el secretario de seguridad Sergio Berni, cercano al gobierno, habló de suicidio. Sin embargo pocos creen en esa hipótesis.

Resulta raro que luego de años de amenazas sea justo el día anterior a la presentación de pruebas que iban a poner de rodillas a nada mas ni nada menos que a la presidenta de la Nación, el acusador decida suicidarse.  Muchas fuentes cercanas a Nisman comentaron que el fiscal vivía horas de muchísima tensión antes de la presentación del día lunes. Nisman temía que el oficialismo destruya mediaticamente su figura, pero su principal preocupación era que sus denuncias sean relativizadas a pesar de su contundencia como ya había ocurrido con otras acusaciones como las del lavado de dinero.

¿Quien pudo haber matado a Nisman? Aquí cuatro posturas al respecto. La ya mencionada hipótesis del suicidio, producto de la presión psicológica ejercida por el aparato de propaganda del Gobierno. Alguien directamente vinculado al Gobierno de la Nación, recordemos que la consigna de grupos fanáticos K fue la de “salir con los tapones de punta” contra el fiscal. Una interna de poder dentro de la SIDE. O bien, el propio terrorismo de Irán.
En su investigación Nisman no solo develaba acuerdos económico-diplomáticos entre Argentina y el país de Medio Oriente sino que, además, ponía de manifiesto nexos entre Irán y el grupo terrorista Hezbollah. Elemento que llevaba la investigación a otro nivel.

Como bien sostuvo el fiscal mientras estuvo con vida “esto no tiene que ver con Nisman“. Los datos están, el material está. Los 330 CDs que involucraban a la presidenta Cristina Fernandez, el canciller Timerman, D’Elía, Larroque y Esteche siguen existiendo, las pruebas, según confirmaron, están preservadas. La justicia argentina atraviesa una prueba de fuego, no solo el país sino el mundo está a la espera de lo que hará su reemplazante Alberto Gentili con el material recogido.

Por Pablo Ruybal
pabloruybal@turealidadparalela.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s