Escándalo y corrupción en FIFA: sin cazador ni puños de Hierro

Durante el día de hoy muchos medios se hicieron eco de la renuncia del investigador Michael García. De origen norteamericano, García era considerado implacable en su labor y tenía sumamente encaminada una investigación que denunciaba hechos de corrupción en la adjudicación de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022. 

La renuncia del investigador que amenazaba con abrir nuevamente una elección para la sede de los próximos dos mundiales fue noticia intencional. Michael García pegó el portazo dejando una frase que retumbó en los oídos de Blatter y fue oro para su principal rival político Michael Platiní: Luchar contra la cultura de la FIFA es imposible”.

El nombre clave detrás de las sombras es el del multimillonario empresario y ex presidente de la Confederación Asiática de Fútbol Mohamed bin Hamman. Hamman era candidato de su región para ser el máximo mandatario del fútbol internacional cuando en 2011 fue suspendido de por vida de la actividad en el fútbol por el Comité de Ética al ser encontrado culpable de actos de corrupción en su país. Un año después,  un “conflicto de intereses” lo llevó a ser expulsado de la FIFA. Hamman actualmente es sospechado de repartir 2.5 millones de dólares en sobornos a varios países africanos para que voten a Qatar como sede para el 2022.  Hacía tiempo que García venía tras los pasos de Hamman, pero lo único que tenía en su contra eran escuchas telefónicas y mails lo implicaban. Pruebas inconsistentes para derogar la elección de una sede para un Mundial.

De todas maneras, a pesar de la insuficiencia de las pruebas, Michael García hizo presente su acusación frente al Comité de Ética, a quienes consideraba “de su lado”. En noviembre de este año el presidente del Comité Hans-Joachim Eckert, un reconocido jurista alemán, tomó nota del informe del investigador y admitió irregularidades.  A pesar de que muchos consideraban que el comité de Ética iba a tener una decisión revolucionaria con respecto a las pruebas presentadas, esto no sucedió. Eckert consideró insuficiente la investigación de García y este renunció absolutamente desolado.

Algunas frases de las que dejó el investigador apuntan directamente al jurista Eckert. García tenía plena confianza en que el alemán iba a apoyar con puño de hierro la lucha contra la corrupción en FIFA. Repasemos brevemente la historia reciente de Hans-Joachim Eckert: fue jefe del departamento de delitos generales y delitos económicos, responsable de la protección de datos y de crímenes de la II Guerra Mundial, delincuencia económica y delincuencia organizada en Alemania entre 1999 a 2003 y actualmente es Primer juez del Tribunal Penal de Múnich I en lo referente a corrupción, fraude fiscal y delitos económicos. Cuando Michael García dijo que para la resolución de estos asuntos hay una gran “falta de liderazgo” clavó una daga en el orgullo de un hombre que consideraba su principal aliado en la lucha contra la corrupción en el fútbol.


Por Pablo Ruybal
pablomruybal@turealidadparalela.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s